Santa Cruz de La Palma ha vuelto a revivir el lunes, 12 de febrero, uno de los carnavales más singulares de cuantos se celebran en España, donde los sones y los guajiros, el sabor a ron, las ricas vestimentas, las maletas y el olor de los polvos de talco impregnaron a las más de 60.000 personas que, según estimaciones de la Policía Local, han participado en el Gran Desembarco de Los Indianos.

   Se trata de uno de los días más esperados del año, donde la música y el buen ambiente envuelven al mejor lunes de carnaval de Canarias en una escenificación a gran escala para participar en una parodia que recuerda, con humor, el regreso de palmeras y palmeros que marcharon a la otra orilla del Atlántico en busca de fortuna y trabajo.