EL PREGÓN DE JUAN ANTONIO CABRERA ABRIÓ EL PROGRAMA DE ACTOS 
DE LAS FIESTAS PATRONALES DE ARUCAS 2024

   El polifacético Juan Antonio Cabrera Alemán, pregonero de las fiestas patronales de Arucas 2024 *San Juan Bautista* magnificó la jornada de apertura del programa festivo de actos con un original y ameno pregón cargado de humor y estupendamente narrado.
   Previamente, Juan Antonio Cabrera, fue recibido en el Ayuntamiento por el alcalde, Juan Jesús Facundo y miembros de la corporación municipal.

PREGÓN
JUAN ANTONIO CABRERA ALEMÁN

Entra en escena Juan Antonio Cabrera caracterizado como   antiguo pregonero, con trompetilla incluida, y pronuncia:

 " Por orden del señor alcalde se hace saber a todos los vecinos y vecinas y personas de bien que las fiestas en honor al patrón San Juan Bautista se celebrarán desde el 26 de mayo y hasta el 7 de julio, ambos inclusive.

¡¡El pregonero!!, ¡¡el pregonero!!

También se hace saber que en dichas fiestas se celebraran grandes bailes amenizados por las mejores orquestas y conjuntos musicales, carreras de caballos, una escala “nifi”, y una gran luchada entre puntales y destacados del Club de Lucha Los Guaches  y el Club de lucha de Arucas.

¡¡El pregonero!!, el pregonero!!

De parte del señor párroco se recuerda que los actos religiosos se llevaran a cabo de manera solemne y se espera contar con la más alta participación por parte del pueblo.

Dicho queda para que el pueblo se dé por enterado...¡¡el pregonero!!! ¡¡el pregonero!!!

Después de este humilde homenaje a todos aquellos pregoneros, que de viva voz, contaban desde las plazas, parques y calles de sus pueblos, los acontecimientos más importantes que se desarrollarían en sus localidades.

 

Ahora el pregonero, Juan Antonio Cabrera, actúa en su vertiente narrativa y se expresa:

¡Señoras y señores! ¡Queridos amigos! Muy buenas noches a todos.

Antes que nada, me gustaría comenzar este acto agradeciendo el honor que hoy se me otorga, ya que ser el pregonero de las fiestas de San Juan Bautista de Arucas, es un privilegio que ni en el mejor de mis sueños habría pensado que algún día se me otorgaría. Muchísimas gracias al señor Alcalde y corporación del Ayuntamiento de Arucas.

Tengo que confesarles que, aunque a lo largo de mi carrera tuve que llevar a cabo infinidad de encargos y trabajos diversos, jamás fui pregonero, nunca, supongo que esto no es fruto de la casualidad, más bien se trata del destino, que me estaba reservando tan alta distinción para una ocasión especial y sinceramente no se me ocurre mejor momento y lugar que este para estrenarme como pregonero, así que espero estar a la altura de tan magno evento.

Les pondré sobre aviso, ya que esto no es simplemente un pregón, más bien se trata de una declaración de amor, y es que como diría aquel cantante de cuyo nombre no quiero acordarme, yo llegué a la ciudad de Arucas por el amor de una mujer.

Hoy, después de casi 20 años viviendo en Arucas, tengo que confesarles  que sigo enamorado de esa mujer, y además, le estaré eternamente agradecido porque gracias a ella, ahora también estoy enamorado de esta ciudad, la ciudad de Arucas, de su historia, de sus rincones, de sus barrios pero sobre todo de sus gentes, de esas personas que desde el primer día me abrieron sus brazos para acogerme como un aruquense más, pero más que sus brazos me abrieron sus corazones, empezando por la que considero mi familia, y de los cuales algunos miembros me acompañan hoy aquí. Por un lado, los Santana, por otro los Montesdeoca, que hicieron desde el primer momento que me convirtiera en uno más de la familia, a todos ellos, (primos, hermanos, tíos, suegros, cuñados, a mis hijos, uno de ellos aruquense de nacimiento) GRACIAS de corazón.

Gracias a todos los vecinos y las vecinas, amigos y amigas que a lo largo de estos años me han regalado su amistad, cariño y respeto, motivo de sobra para sentirme orgulloso, una amistad que guardare como un tesoro el resto de mi vida.

A estas alturas ya se imaginarán que yo no tuve la suerte de nacer en Arucas, aunque he vivido y conocido de primera mano una buena parte de su historia más reciente y de la que me siento orgulloso portador allá por donde quiera que voy.

Arucas, también conocida en el pasado por nuestros ancestros como Arehuc o Arehucas, tierra noble donde los antiguos pobladores del archipiélago desarrollaban sus vidas tranquilamente, tierra de Arehuc que vio morir en la batalla de Arucas al bravo caudillo aborigen Doramas a manos del conquistador Pedro de Vera. Una ciudad, la de Arucas, que nace a partir de un pequeño caserío alrededor de la ermita de San Juan, y crece y próspera entre otros, gracias al cultivo de la cochinilla, tan apreciada por aquellos tiempos, y la caña de azúcar.

Tengo que contarles, que en el espacio de tiempo que llevo viviendo en Arucas, vi como cambiaba su paisaje, a veces con la tristeza de ver desaparecer fanegadas y cultivos de plataneras, que daban paso a un nuevo escenario, con modernas carreteras que nos conectan con el futuro dejando atrás el pasado y en muchos casos la propia historia de los lugares donde habitaron nuestras familias y antepasados.

He visto con el orgullo de un hijo más como la ciudad y el municipio de Arucas crecían día a día convirtiéndose en punto de encuentro para propios y extraños, siendo como desde tiempos inmemoriales, parada obligatoria tanto para el paisano como para el forastero. Sintiendo bajo mis pies el latido de una tierra que crece sin olvidar su pasado, abriendo sus brazos para acoger no solo a los que llegan por su propio pie sino también a los que aquí se acogen hasta que encuentren un futuro mejor para sus vidas.

Les cuento, la primera imagen que tengo grabada en mi memoria de la ciudad de Arucas data de los primeros días del mes junio de 1975. Fue por esas fechas cuando mi abuelo acompañado de mi abuela y mi tío,  se vistieron de riguroso luto, y casi sin mediar palabra me cogieron de la mano, y nos subimos al Salcai y como miles de personas nos dirigimos hasta Arucas, para presentar nuestros respetos y dar nuestro último adiós a D. Antonio Afonso Moreno, Tonono.

Más tarde, fue de la mano de mi madre, que oí hablar de un lugar llamado Cardones, un pueblo, donde a pesar de las circunstancias que acontecían en este país, se seguían celebrando fiestas de carnaval, a espaldas de la ley. A mi madre y algunas amistades, las veía prepararse, siempre a cara tapada, para acudir a los bailes de máscaras que se organizaban en aquel lugar y que al día siguiente comentaba con alegría en casa.

Mi relación con Arucas, continuó con numerosas visitas, en domingos y festivos, al MESON CANARIO para degustar su rica gastronomía, a lo que seguía el debido paseo por la cuidad de las flores, visita obligada a la BASÍLICA DE SAN JUAN BAUTISTA, para terminar aquellos días, con la tradicional subida a la MONTAÑA DE ARUCAS para saborear un helado disfrutando de las maravillosas vistas que nos brindaban sus miradores.

Por si existe alguna duda, yo no tuve la suerte de nacer en Arucas, si bien es verdad, que a lo largo de mi vida he contribuido a la economía de municipio desde muy pequeñito. En mi más tierna infancia y como cualquier hijo de vecino, me atiborraba a galletas BANDAMA, y como no a los riquísimos CUBANITOS, que me acompañaban en aquellos recreos y en las tardes que compartí con ese sabor tan peculiar, sabor, que hasta el día de hoy, han sabido guardar como un auténtico tesoro de estas tierras.

Más tarde, seguí contribuyendo con la economía del municipio de Arucas, ya que desde que me emancipé y alquile mi primer apartamento de soltero, tuve que acostumbrarme a cocinar para mí mismo, siendo uno de los platos más habituales la pasta, los macarrones y espaguetis se convirtieron en la base de mi dieta, sí queridos amiguitos, gracias a pastas LA ISLEÑA pude sobrevivir en aquellos años de soltería, y para quedarme con un buen sabor de boca los acompañaba con los ricos chocolates de la casa.

Por último, y para casi sin darme cuenta seguir con aquella tradición de aportar parte me mi sueldo de cada mes, a las cuentas de las empresas de Arucas, comencé  a salir de fiesta, y como todo joven que se precie conocí las bondades del buen ron, en un primer momento CARTA BLANCA, más tarde CARTA DE ORO, cubatas que me acompañaron en otras tantas verbenas, discotecas, cumpleaños, carnavales y demás fiestas de guardar, en las que siempre estuvo cerca de mi, como de todo buen canario, una botellita de AREHUCAS.

Es verdad que yo no nací ni me crie en Arucas, pero llegué a tiempo de que PERIQUÍN me fotografiase, por cierto, según me comento jamás había visto a través del objetivo de su cámara a nadie tan poco fotogénico como yo.

No nací en Arucas, pero en más de una ocasión hice cola en los LÓPEZ para degustar sus sabrosos embutidos cortados con todo el cariño, mientras miraba de reojo a su frutería para que no se me pasara la vez.

Es cierto que no nací en Arucas, aunque me considero afortunado de haber paseado con mi buen amigo VIDAL, mientras me contaba historias del bar que él y su padre regentaban frente a la iglesia.

Y aunque yo no nací en Arucas, tuve la suerte de conocer a PEPE EL ÁRABE y dejarme asesorar de él, a la hora de comprarle algunas prendas en su negocio para mi madre.

También es cierto que no vi poner la última piedra de la iglesia de San Juan Bautista, aunque si estuve presente cuando por precaución tuvieron que retirar cientos de ornamentos por miedo a que el viento los pudiera echar abajo.

De el mismo modo, al no nacer ni criarme en la ciudad de las flores, no pude asistir al nacimiento de LOS NIETOS DE KIKA ni LOS BIZNIETOS, y no tuve la suerte como carnavalero que me considero, de haber conocido en persona a D. TOMÁS PÉREZ, aunque eso no me impidió que participara en el 40 aniversario de la murga y viera como se presentaban en sociedad por vez primera LAS KIKIRINIETAS.

Tampoco vi ninguna película en el CINE ROSALES ni en el CINE DÍAZ, aunque llegué a tiempo de subirme a su antiguo escenario, para presentar alguna que otra gala, y ver como el cine Díaz se convertía en la flamante BIBLIOTECA de la ciudad.

Es verdad, que nunca correteé por sus calles empedradas de niño, aunque sí pude subir en más de una ocasión a la MONTAÑA DE ARUCAS, en aquellos momentos abierta al público, para disfrutar de sus tres miradores. Hoy lamentablemente cerrados, espero con impaciencia como cualquier vecino del municipio, que más pronto que tarde podamos volver a disfrutarlos.

Aun no habiendo nacido en Arucas más de un beso robé en el PARQUE DE LAS FLORES, más de un baño me di en los CHARCONES DE BAÑADEROS Y EN LA PLAYA DEL PUERTILLO, mientras SANDOKAN seguía cual vigía oteando el horizonte desde su silla de ruedas.

Sin nacer en Arucas, me endulcé como cualquier chiquillo, comprando chucherías en CASA DE TITA.

Asistí al estreno del FIESTORON, idea que años atrás me había comentado el bueno de ADRIÁN en las noches de comedia llevadas a cabo en el 5MENTARIOS, con él y con Josué de testigo.

Cuantos días vi amanecer en el “QUEMAO”, desayunando unos churros mientras PERICO EL CHICO, con la mirada perdida, responde a los saludos de la gente con pocas ganas.

No nací en Arucas, pero aun así me he puesto muchas veces las botas, en el SIROCO y con JUAN EN LA CHOZA DEL PAPEO. Degustando productos de la tierra en el CIUDAD DE ARUCAS o comida más exótica en el RESTAURANTE CHINO DE LUIS. También probé un poquito de JAMÓN, JAMÓN, en la casa de MANOLO ARAGÓN.

Charlé con CHUNCHO BÁEZ de moda y complementos y si me quedé con dudas, ROSI Y SUSI en INDIGO las despejaron al momento.

He comprado flores a AMELIA, ISIDORO Y PILAR en la ciudad de las flores. Y los últimos libros que he leído han salido de los consejos que me han ofrecido en las librerías DORAMAS y YAYA. Y compré lotería a PINO en FERRERAS, aunque como ya les comenté soy afortunado en el amor y no me gané ni una perra

Con los amigos de LA ESCUPIDERA, me fui de ruta de azoteas y delante de su cámara posé, para el amigo DAVID CABRERA

Aunque no nací en Arucas, me integré en la gran familia de CRUZ ROJA, compartiendo con compañeros como SANTIAGO, HORTENSIA, MIGUEL Y LOLO, momentos tan difíciles como la pandemia.

Arucas, tierra de tradiciones y labrantes, labrantes de la piedra y labrantes de la palabra, Arucas Piedra y Flor, lugar donde nació el deporte vernáculo de todos los canarios en esta isla, con puntales y destacados del CLUB DE LUCHA LOS GUANCHES.

Arucas, lugar donde se encuentra pasado y presente, para defender nuestras tradiciones y fiestas. Arucas llena de vida en sus calles, así que tú aprovecha y SALSIPUEDES.

Arucas en el corazón, tierra de flores, amistad y amor, Arucas para siempre, DAVINIA TORRES, concejala, eternamente presente, en sus parques y rincones y en el recuerdo de la gente.

Durante todos estos años, he tenido a bien recorrer los 14 barrios de esta ciudad, haciendo amigos por donde quiera que pasé, amigos con los que reí, y en ocasiones también llore. Personas como el maestro JAIME MARRERO, que sin quererlo me han enseñado como aman ellos esta tierra que sí los vio nacer. O mientras me he cortado el pelo en manos de mi amigo WAEL, a la vez que comentábamos los últimos acontecimientos ocurridos en la ciudad. A todos ellos le doy hoy las gracias por todo el cariño que siempre me han brindado, aun sabiendo que yo no nací en Arucas.

En el tiempo que llevo en Arucas, vi como un hombre de esta tierra se convertía primero en alcalde, más tarde en consejero, seguidamente llego a la presidencia del Gobierno de Canarias y ya en nuestros días Ministro, quien sabe si algún día tenemos a un aruquense en inquilino en Moncloa.

Ser pregonero de tu pueblo, o de tu ciudad es la más alta consideración a la que un vecino puede aspirar. Aunque pensándolo bien, que te nombren hijo predilecto o adoptivo tampoco estaría nada mal digo yo, no, no, no… ser pregonero no se puede comparar, además hijos hay muchos y algunos se pueden descarriar, ser pregonero es mucho mejor. Aunque digo yo,  que te den las llaves de la ciudad eso sí que es un honor con mayúsculas, también es verdad, que si me dieran las llaves de la ciudad a mí, con los despistado que soy, igual van y se me pierden, imagínense que drama seria que se las encontrara alguien de dudosa reputación, hiciera copias de las llaves de la ciudad y se las diera a sus amigotes, no quiero ni pensarlo, mira Juan Antonio tu céntrate en el pregón, que si lo haces bien quien sabe si algún día optas a la triple corona, te imaginas, el triplete, pregonero, hijo predilecto y las llaves de la ciudad, sería como un sueño, pero ahora mejor voy a dejar de soñar y sigo con el pregón.

Hoy se me llena la vida de felicidad, porque hoy me toca pregonar, el júbilo, la alegría, la felicidad, hoy me toca pregonar las Fiestas de San Juan. Por los que vinieron y por los que ya no están, hoy me toca pregonar por los reencuentros, por la amistad, por cada rincón de este municipio que se llena de recuerdos imposibles de olvidar.

Hoy me toca pregonar por nuestras fiestas, por las tradiciones y legados que heredamos y por nuestras manos han de pasar, para dejarlas en nuestros hijos y que así se mantenga encendida la llama del fuego que una noche más por San Juan arderá, y se llevará consigo todo lo malo y solo lo bueno nos dejará.

Fuego purificador, llama que nunca se ha de apagar, hogueras encendidas que mantengan esa luz prendida de por vida, que empiece el verano y con él holgorio y la alegría.

Hoy estamos dando el pistoletazo de salida a una nueva edición de las fiestas de nuestro patrón San Juan Bautista, y deseo que sean unas fiestas donde las y los aruquenses vuelvan a encontrarse con los suyos, para brindar por un futuros mejor, para vivir nuestras tradiciones, para llenar nuestras calles del orgullo de sentirnos portadores de la historia de este lugar. Para recordar con cariño a los que ya no están físicamente, pero que siempre llevaremos en nuestros corazones. Por nuestro pasado y por lo que aún nos queda por vivir les invito y deseo que las sanjuaneras 2024 estén llenas de paz, concordia, armonía y felicidad y les invito a decir conmigo ¡VIVA SAN JUAN! ¡VIVA ARUCAS!"